Por Mayte Márquez González, Abogada y miembro de Ganemos Albacete

Dicen que en los conflictos la primera víctima es la verdad, así está ocurriendo en la Diputación Provincial de Albacete, donde se pretende ocultar la verdad con una cortina de ruido, de la cual el hecho más visible ha sido el escrache a que se sometió a la diputada de Ganemos-IU, Victoria Delicado, el pasado 10 de Marzo.

La verdad es que Ganemos-IU exige el cumplimiento íntegro del Acuerdo Marco y el Convenio Colectivo, y el cumplimiento de los acuerdos pactados, proponiendo abrir negociaciones para un nuevo Convenio en el cual se busque un anclaje legal para todos aquellos complementos que cuentan con informe de ilegalidad (reparo por parte del Interventor 8 de febrero de 2012) de Fondos de esta Diputación. Dichos complementos llevan siendo objeto de reparo desde 2002 (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha).

La verdad es que causa perplejidad que se acuse, por parte de algún sindicato, a Ganemos-IU de querer aplicar al personal de Diputación el RD 20/2012, como si eso fuera potestad de ningún grupo político y el cumplimiento de la ley pudiera ser objeto de negociación. Puede ser ignorancia o mala fe, ya que dicho Decreto, dictado por el Sr Rajoy, fue aquel que suprimió la paga extraordinaria de Navidad a los empleados públicos. Al tiempo, que se contemplaban otras medidas que no fueron aplicadas en la Diputación por el Gobierno del PP y frente a las que no consta informe alguno del Secretario General. Es un Decreto injusto, aplicado al resto de empleados públicos y que tuvo respuesta en una Huelga General el 14 de Noviembre de 2012, en la que nos sentimos orgullosos de haber participado. Sería interesante saber dónde estaban ese día algunos de los que ahora dicen haber luchado tanto por los derechos laborales, incluyendo a algunos sindicalistas liberados. Es fácil de demostrar con la nómina de ese mes donde figure el descuento por ese día de huelga.

La verdad es que la gestión de personal, como todos saben pero ignoran intencionadamente, es responsabilidad del Equipo de Gobierno y, singularmente, del Diputado de personal. Ganemos-IU no forma parte de ese equipo de Gobierno y Victoria Delicado no es responsable del impago de atrasos por noches, festivos e incidencias de aquellos colectivos pendientes de recibirlos, con toda justicia y legitimidad. Es más, la postura de Ganemos-IU y de Victoria Delicado es exigir el pago de dichos atrasos.

La verdad es que Ganemos-IU quiere, por medio de la negociación, dar cobertura legal y reajustar aquellos aspectos del Convenio que son objeto de reparo y no tienen cobertura legal. En ningún caso se culpa a los y las empleados de Diputación de esta situación; no solo no son responsables de percibir unos complementos ajenos al régimen retributivo de los empleados públicos, sino que es comprensible a todas luces que quieran mantener las cantidades que llevan años percibiendo. Complementos que podrían hacerse extensivos a otras administraciones públicas, salvo que en éstas, al contrario que en Diputación, los Secretarios Generales o funcionarios habilitados informan de manera desfavorable, por incumplir la legalidad vigente, los políticos se abstienen de aprobar algo contrario a la Ley y la abogacía del Estado no se pone de perfil.

Es preciso terminar con esa situación, de manera negociada, antes de que las medidas a tomar por quien gobierne, en su caso, sean ERES, planes de Empleo etc., con el fin de equilibrar el presupuesto, salvo que organizaciones como Ganemos-IU puedan evitarlo.

Eso es lo realmente importante, el mantenimiento de los puestos de trabajo, el marco legal de las condiciones laborales, el reparto equitativo de los recursos públicos, la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía. No por ello dejaremos de mencionar lo inadmisible del linchamiento a que se está sometiendo a Victoria Delicado, lo injustificable de las mentiras e insultos (machistas, sí, machistas y de los que valen igual para ambos sexos, de todos ha tenido), a que se la somete. El escrache del 10 de Marzo fue una acción vergonzosa, injusta y que nada tiene que ver con la defensa de derechos laborales.

Es necesario el compromiso de todas y todos para parar este despropósito, para lograr las mejores condiciones de acuerdo a la Ley a la razón y a la justicia.

Para ello contamos con la verdad y la transparencia.