Tras la aprobación de la batería de enmiendas propuesta por Ganemos Albacete y su incorporación al Presupuesto del Ayuntamiento de Albacete de 2017, el voto del grupo municipal fue la abstención porque si bien es cierto que el documento lleva la impronta de Ganemos en temas tan importantes como mantener el Plan de Choque contra la Pobreza y una veintena de propuestas de distinas áreas, las discrepancias en materia de fiscalidad, los incumplimientos por la falta de ejecución de enmiendas pactadas el pasado año y partidas con aportaciones que no se comparten impiden dar el voto a favor.

El sentido del voto del Grupo municipal  estaba avalado por la decisión de la Asamblea de Ganemos Albacete, que previamente a la celebración del Pleno debatió sobre ello, acordando por amplia mayoría que el voto fuera abstención.

Entre las razones que Ganemos Albacete  esgrimió para no votar en contra, hay tres de peso importante y prioridades políticas para este grupo: Plan de Empleo; Plan de Choque contra la Pobreza, indispensable para seguir ayudando a personas que siguen padeciendo las consecuencias de la crisis; y el Programa de Alquiler Social.

Además, el borrador  previo a la negociación incluía financiación para medidas planteadas por Ganemos, como la ampliación de parques infantiles; la implantación de programa de ahorro energético en colegios; caminos seguros al cole; y actividades deportivas al aire libre.

Igualmente, fruto del diálogo se ha aceptado la inclusión en el capítulo de inversiones de actuaciones que entendemos que pueden contribuir a dinamizar la economía y el empleo a través de obra pública, como es un plan de renovación de acerado en barrios y con continuidad en años siguientes; y la ampliación y mejora del carril bici por toda la ciudad.

Sin embargo, Ganemos Albacete ha justificado su abstención con otros tantos argumentos para no votar a favor, empezando la portavoz en su intervención por las discrepancias en materia de fiscalidad, ya que el compromiso del PP con la bajada de impuestos se aleja de la justicia fiscal que reclama Ganemos. “Han entendido a medias lo que es la fiscalidad progresiva, ya que se limitan a rebajar la cargas a quienes menos tienen, pero no las aumentan a quienes pueden pagar más, lo cual no se traduce en un reparto equitativo de las cargas que ayude a mantener el nivel de ingresos del Ayuntamiento.
Tampoco comparte Ganemos que el supuesto saneamiento de las arcas municipales se deba a la buena gestión del equipo del PP, sino a los recortes que en su día se hicieron y que entre otras, se ha traducido en una pérdida de 135 empleos en el Ayuntamiento.
Y a pesar de la mal llamada ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local, los problemas de la financiación municipal sigue sin resolverse y los ajustes siguen ocasionando dificultades en la gestión de servicios y en el desarrollo de políticas sociales.
Junto a todos estos “peros” pesa la experiencia no muy satisfactoria de la anterior negociación con el PP, ya que el tiempo ha demostrado que establecer líneas de financiación no es garantía de que los acuerdos se cumplan. “Y esto ha supuesto un importante nivel de decepción y también de desconfianza hacia los pactos”.
La portavoz municipal de Ganemos, Victoria Delicado, ha recriminado también al alcalde su negativa a ejecutar la sentencia  sobre el laboratorio de aguas, si bien en la negociación del anterior presupuesto dijo que la iba a acatar.
Por último, el grupo municipal mantiene fuertes discrepancias con algunas partidas y sus dotaciones, como es la que destina 400.000 euros al Circuito de Velocidad, sin evaluar ni analizar qué beneficios tiene este gasto para la ciudad; los 600.000 euros para el cheque-escolar; la subvención a la escuela taurina; y excesivas cuantías de algunos convenios. A este respecto, Ganemos ha vuelto a demandar que se facilite el Plan Estratégico de Subvenciones a los grupos.