Transcurridos seis meses desde que Ganemos Albacete presentó una moción al Pleno del Ayuntamiento para redactar y aprobar una Ordenanza que regule las condiciones a las que deberán someterse los elementos publicitarios ubicados en el dominio público municipal, lamentamos que la única novedad que se haya producido desde entonces es que una de las empresas dedicadas a la explotación de las pantallas publicitarias acuda a los tribunales para recurrir el decreto municipal por el que se le obliga a retirar dichas pantallas.

Queremos recordar que nuestra moción fue fruto del notable aumento del número de pantallas de plasma con fines publicitarios que han ido apareciendo en diferentes puntos de la ciudad, y que además lo han hecho de forma irregular, ya que pudimos constatar que no se estaban concediendo licencias de actividad.

La moción de Ganemos Albacete tenía también un carácter preventivo, ya que la pretensión era poner remedio antes de que el tema se nos fuera de las manos y evitar así que las calles se inunden de este tipo de soportes publicitario, no regulados, con el impacto que ello supone tanto a efectos de estética e imagen y para la seguridad vial, ya que son un elemento de distracción.

A pesar de que hemos denunciado el tema en reiteradas ocasiones, el equipo de gobierno no parece tener intención de ponerse a trabajar en la redacción de la ordenanza que reclamamos, lo que no está impidiendo que sigan instalándose nuevas pantallas pese que según el servicio de Disciplina Urbanística supongan una infracción urbanística.

Sin autorización y sobresalen de la línea de la fachada

Como hemos podido constatar, las razones por las que Disciplina Urbanística concluye que las pantallas no son legalizables y que por tanto se debe proceder a su retirada se basan en el incumplimiento de dos artículos de la Ordenanza Reguladora del Uso y Aprovechamiento de las Vías Públicas. Concretamente en el artículo 10, que establece que es pertinente una autorización administrativa, que en el caso que nos ocupa no tienen; y en el artículo 42, que afecta a elementos publicitarios que no son propios del establecimiento y que se utilizan para publicitar a diferentes empresas, y que no pueden sobresalir de la línea de fachada del edificio donde se instala.

Dicho informe dio pie a un decreto y tras un proceso en el que se han desestimado las alegaciones de la empresa que se dedica a la instalación y explotación de las pantallas, la única vía que queda es el recurso de reposición o el recurso contencioso.

De nuestras averiguaciones también se desprende que el equipo de gobierno decidió hacer algo a raíz de la moción de Ganemos, ya que esta se aprobó en julio y fue en el mes de agosto cuando el servicio de inspección urbanística comunicó la infracción, dando lugar al inicio del procedimiento.

Lo que a este Grupo le llama también la atención es que el concejal de Movilidad, Francisco Navarro, en el Pleno en el que se debatió la moción, aseguró que “en lo que tiene que ver con la seguridad, independientemente de que no exista una regulación específica, todos los albaceteños pueden estar tranquilos ya que desde el Ayuntamiento se controla”.

Pues bien, resulta curioso que “el Ayuntamiento controle” algo que según el Servicio de Disciplina Urbanística no es legalizable. En Ganemos Albacete nos tememos que el PP no tenía voluntad ninguna de regular este asunto.
Por todo lo anterior, una vez más urgimos al equipo de gobierno del PP y en concreto al concejal de Movilidad a que se ponga manos a la obra para impulsar la redacción de una ordenanza que regule las condiciones e instalación de este tipo de soportes publicitarios.