Recogiendo la propuesta de la Asociación Fosa de Alcaraz y el Grupo de Amigos Antonio Machado, los Grupos Municipales Ganemos Álbacete y PSOE han presentado esta mañana la moción conjunta que defenderán en el Pleno del Ayuntamiento de este mes, en la que se solicita la instalación de una placa en recuerdo de las 750 personas fusiladas en el cementerio de Albacete, entre los años 1939 y 1948.

La moción obedece a la necesidad de hacer justicia, ya que durante toda la dictadura franquista (1936/39-1975) fue imposible investigar acerca de las víctimas de la Guerra Civil y de la posterior represión. Posteriormente, la Transición confundió amnistía con amnesia, lo cual provocó la prolongación del ya largo silencio sobre el tema, y ha sido a partir de hace unos años cuando la sociedad española ha empezado a tener información veraz y contrastada.

Esta placa conmemorativa tendrá como emplazamiento el monumento ‘A los que amaron la Paz’, situado dentro del cementerio municipal  ante el muro en el que, precisamente, aún se conservan los impactos de las balas con las que se ejecutaron 750 personas por sentencias de tribunales en las que se les declaraba “ilegítimos”.

Además, en la moción se recoge el texto descriptivo que deberá figurar en la placa: “En este monumento A los que amaron la Paz, queremos recordar a las 750 víctimas de la represión franquista fusiladas en esta tapia del cementerio entre los años 1939 y 1948. Su recuerdo reafirma los ideales por los que murieron: libertad, igualdad y fraternidad”.

La viceportavoz de Ganemos Albacete, Victoria Delicado, ha recodado que “las 750 personas fusiladas en las tapias del cementerio y enterradas en fosas comunes entre 1939 y 1948, como consecuencia de condenas a muerte, fueron identificadas a raíz de un estudio promovido en 2010 por la concejala de Cementerios de aquella corporación, la socialista Aurora Zárate, y por la concejala de Izquierda Unida Rosario Gualda, en el que las investigadoras Yolanda López García y Mercedes Galiano Martínez, en colaboración con el negociado del Cementerio de Albacete, dejaron constancia de los datos definitivos relacionados con la represión en el Albacete de posguerra”. 

Durante su intervención, el concejal socialista Manuel Martínez ha dicho que “España necesita pasar esta negra página de la historia, pero antes de hacerlo es necesario haberla leído entera y por todas las partes. Y, en este sentido, todavía queda y hay mucho por hacer. La memoria  es la mejor manera de evitar la repetición de la historia. Esta moción pretende mostrar a la ciudadanía que los desperfectos que tiene la tapia del cementerio no son deterioros del tiempo, sino los efectos de los tiros de los fusilamientos franquistas”.

Por su parte, Anastasia Tsackos ha apelado a la necesidad de conocer la verdad y el porqué de lo que ocurrióm y para ello hay que reivindicar la memoria y los nombres de quienes fueron represaliados y fusilados. Citando una reflexión del escritor y premio Nobel de Literatura, José Saramago, Anastasia Tsackos ha dicho que  “sin memoria no existiríamos y sin responsabilidad quizá no deberíamos existir”.

Por último, Pedro Bolívar ha expuesto “hay quien nos acusa de reabrir viejas heridas, pero son heridas que nunca se cerraron porque la parte vencida nunca fue resarcida. Y este elemento hay que retenerlo para la consolidación de nuestra historia, porque las raíces de nuestra historia no pueden estar en las dictaduras, sino en los períodos democráticos”.