Evaluar los recursos y la demanda del Centro de la Mujer de Albacete para dimensionar si es o no suficiente para atender a todos los municipios a los que presta servicio, e introducir medidas urbanísticas para promover la seguridad y la percepción de poder “caminar tranquilas en la ciudad”, son algunas de las aportaciones que Ganemos Albacete hizo la semana pasada en la jornada de trabajo que tuvo lugar en la Casa de Cultura José Saramago para debatir sobre la propuesta técnica elaborada.

Así lo ha anunciado esta mañana la viceportavoz de Ganemos, Victoria Delicado,  quien ha valorado el borrador del Plan municipal contra la Violencia, destacando como aspecto positivo que se  parta de una perspectiva amplia que incluye la diversidad de formas de violencia machista, superando así la limitación legal del término “violencia de género” y tomando como referencia el Convenio de Estambul que recoge todas las formas de violencia en las que se ejercen bajo el supuesto de superioridad de lo “masculino” sobre lo “femenino”.

Por lo tanto, “se considera bueno el planteamiento inicial y agradecemos el trabajo técnico realizado, ya que se pretende ir más allá de lo que se viene haciendo hasta ahora, incidiendo en la sensibilización, la detección eficaz, la atención integral a “víctimas y menores” y reforzando la coordinación institucional”.

No obstante, entre las cuestiones que se echan en falta, la viceportavoz de Ganemos se ha referido a una mayor concreción de datos para conocer la situación de partida en Albacete, tanto de fuentes propias (Centro de la Mujer de Albacete) como de fuentes secundarias (memoria de Fiscalía, por ejemplo).

A modo de ejemplo Victoria Delicado ha señalado  que no se aclara el número de casos de violencia atendidos, ni los que son nuevos por lo que tampoco se puede conocer cuál ha sido la evolución de las cifras. Además, “no sabemos cuántas mujeres proceden de los pueblos que se incluyen en la demarcación del centro de la mujer de Albacete  (Chinchilla, Higueruela, Pozocañada, Pétrola, Hoyagonzalo y Corral Rubio) por lo que ignoramos si las necesidades de atención están cubiertas o no para estas mujeres del medio rural”.

También nos imprescindible que las propuestas de medidas que se incluyen en el Plan en tres categorías (Sensibilización y Prevención, Atención integral y Coordinación institucional) lleven financiación, y se determine qué organismo o departamento va a ser el responsable de ejecutarlas.

Aportaciones novedosas

Respecto a las propuestas que el grupo municipal Ganemos Albacete ha hecho  al documento, quizá la más novedosa sea el diseño de medidas urbanísticas para promover que “todas podamos caminar tranquilas” y disfrutar de la ciudad, como la detección de puntos negros (pasos en los que se percibe riesgo) y promoviendo rutas seguras en aquellas calles mejor iluminadas y con más tránsito. Otra acción sería la reserva de plazas en aparcamientos públicos más próximas a las salidas y zonas bien iluminadas.

Mejorar la formación para la detección precoz de situaciones de violencia machista en todos los servicios municipales con atención directa (policía local, centros sociales, educativos, empleos, deportes, juventud, etc.); y ampliar las campañas educativas sobre igualdad en centros escolares públicos y concertados, ya que lo que se hace actualmente es insuficiente porque no llega a todas las aulas ni a todas las edades, son otras de las propuestas.

Otra de las sugerencias planteadas es establecer convenio con la asociación de hostelería para una especie de “manual de buenas prácticas por la igualdad de género y la prevención de violencias machistas”, de modo que las fiestas y celebraciones no supongan banalizaciones de comportamientos sexistas y machistas.

Por último, de entre la batería de propuestas que Ganemos hará al borrador, Victoria Delicado  ha destacado el apoyo a la movilidad segura mediante el transporte público colectivo, adecuando las paradas en horas nocturnas y en zonas menos habitadas; incluir medidas para favorecer el acceso a la vivienda a quienes tienen que abandonar su hogar por sufrir violencia de género; o contemplar el acompañamiento a las mujeres víctimas de violencia de género puesto que hay muchas que no tienen ningún apoyo en su entorno.