El Grupo Municipal Ganemos Albacete  ha presentado esta mañana la moción que defenderá en el Pleno y en la que se propone la creación de una Comisión  Especial para el control, vigilancia y seguimiento de la actividad contractual del Ayuntamiento de Albacete y los organismos dependientes de él, incluidos los contratos menores.

Tal y como ha explicado la concejala de Ganemos, Mª José Simón, el objetivo de esta propuesta no es otro que garantizar la aplicación de los principios de publicidad, libre concurrencia, objetividad, transparencia y eficacia en la contratación pública, ya que nos preguntamos de qué nos vale dotarnos de pliegos de condiciones técnicas y administrativas si luego no se ejerce una labor de control para velar por el cumplimiento de todas las cláusulas recogidas.

Entre las atribuciones de dicha Comisión figura la emisión de informes, propuestas y recomendaciones sobre el seguimiento y la mejora de los procedimientos de contratación, y dar cuenta de todo ello en cada Pleno Municipal. Además, deberá elaborar una memoria anual en la que se recogerán los trabajos realizados y se propondrá la adopción de las medidas que se consideren necesarias para mejorar los procedimientos de contratación y el uso racional de los recursos públicos.

La concejala Mª José Simón ha recalcado que en ningún caso se busca sustituir o turbar la labor de la mesa de contratación o el trabajo de los técnicos municipales, sino establecer una herramienta de colaboración a la hora de despejar cualquier duda en la gestión de las contrataciones y, sobre todo, realizar un adecuado control de la ejecución de los contratos, asignatura pendiente en este Ayuntamiento.

Por lo tanto, esta Comisión Especial, sin perjuicio de una regulación específica que en el futuro pueda incluirse en el Reglamento Orgánico Municipal, se regirá por las reglas de funcionamiento generales que en él se establecen para las Comisiones informativas.

La concejala ha apuntado que durante estos tres años de mandato, muchas veces a propuesta de Ganemos, en el Pleno se ha abordado en numerosas ocasiones la necesidad de mejorar  los contratos que realiza el ayuntamiento para evitar la precarización del empleo; las prórrogas de los contratos de servicios que se prestan de manera deficiente; o que se prime el precio por encima de la calidad o la experiencia, por poner algunos ejemplos. “Además, hemos pedido que la elaboración de los pliegos de contratos pase por las comisiones informativas de cada área para su estudio y para que los miembros que componen dicha comisión informativa puedan realizar aportaciones, y también hemos propuesto realizar un calendario con el fin de elaborar los pliegos adelantándonos seis meses a la fecha de su finalización”.

Pero pese a los acuerdos del Pleno ha sido la nueva Ley de Contratación Pública la que  ha obligado a introducir algunas de estas propuestas. Sin embargo, otras muchas, el equipo de gobierno no las ha incorporado en la gestión ordinaria del Ayuntamiento, dificultando así la labor de fiscalización de la oposición.

“Y consecuencia de esta falta de interés por hacer un seguimiento exhaustivo de los contratos es una situación que, aunque debería ser excepcional, en este ayuntamiento se ha convertido en la práctica habitual y es tener que recurrir  a las convalidaciones o reconocimientos extrajudiciales de crédito para seguir garantizando la prestación de un determinado servicio si contrato de referencia. Es decir, que se siguen abonando facturas a las empresas una vez finalizadas las prórrogas porque el Ayuntamiento no se anticipa a licitar los contratos con fecha de finalización”.