Como consecuencia de la comparecencia ante el Pleno del concejal de Seguridad, Francisco Navarro, a petición de Ganemos Albacete y en relación a las más de 36.000 multas de tráfico de los años 2015, 2016, 2017 y parte de las 2018 que no se habían cobrado, el pasado mes de mayo se aprobaron dos resoluciones encaminadas a desatascar por un lado el colapso en la gestión del cobro y por otro a dirimir responsabilidades.

Sin embargo, desde entonces han pasado ya casi nueve meses sin que se nos haya informado del trabajo realizado, motivo que nos ha llevado a solicitar por escrito información detallada sobre los resultados o los avances conseguidos por parte de los servicios municipales a los que se les encomendaron las tareas.

Cabe recordar que la primera de las resoluciones iba dirigida a la tesorería municipal para dar trámite a las 36.000 multas impagadas y que sumaban más de 4,2 millones de euros. La segunda resolución encargaba a la secretaria general abrir un expediente de información reservada con el fin de esclarecer los hechos que propiciaron que todas esas multas se quedaran en el cajón, y depurar responsabilidades.

Desde Ganemos Albacete consideramos que este asunto tiene la suficiente importancia, por el daño que ha supuesto para el Ayuntamiento al ver disminuidos sus ingresos, así como por el agravio que supone para aquellos ciudadanos y ciudadanas que sí pagaron sus multas durante aquellos años.

Ganemos Albacete no va a permitir que este asunto se olvide o se dilate en el tiempo, ya que el Ayuntamiento tiene que tener una actitud ejemplarizante y cumplir con sus obligaciones, así como con los compromisos que se acuerdan en aras de una mayor transparencia.

“No nos conformamos con que en 2018 se haya recaudado en concepto de multas 1,5 millones más de lo previsto porque el agujero que se generó era de 4,2 millones, lo que significa que aún faltan cerca de 3 millones de euros que se dejaron de cobrar a los infractores que fueron denunciados”, ha señalado el concejal Héctor García.

Por otro lado, hay que recordar que desde finales de 2018, la gestión y cobro de las multas ha sido transferida al Organismo Autónomo de Gestión Tributaria, mediante un convenio por el que el Ayuntamiento tiene que abonar 366.000 euros a Gestalba. Además, se suponía que el Ayuntamiento iba a transferir también a dos trabajadores municipales, de lo cual tampoco sabemos nada.