El viceportavoz municipal de Ganemos Albacete, Álvaro Peñarrubia, ha presentado esta mañana la moción en la que se solicita que ell Ayuntamiento elabore un mapa de calidad del aire del municipio de Albacete, basado en los datos recogidos a través de  medidores fijos y móviles, a fin de tener un diagnóstico fiable de la situación real de la contaminación atmosférica en Albacete de forma continua. Se pide además que estos datos se hagan públicos de manera continua integrados en el SIG municipal. Además, se dispondrá de la información en formatos abiertos y estándar para ser tratados por terceros.

Y lo más importante es que en base al anterior mapa, el Ayuntamiento elabore un plan de calidad del aire para mejorar los valores obtenidos, donde fuera necesario, y para controlarlos en el conjunto del municipio. Este plan tendrá que detallar objetivos cuantificados y medidas concretas para alcanzarlos, que incluirán presupuestos y calendarización. Además, se detallarán protocolos de acción para la rápida corrección de situaciones de riesgo cuando se superen los valores recomendados por la OMS.

En este sentido, Álvaro Peñarrubia se ha referido a diferentes estudios en los que se concluye que el 99% de la población en España y el 95% del territorio están expuestos a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, y que es precisamente la contaminación del aire la que representa el mayor riesgo para la salud , siendo la causa de patologías como enfermedades respiratorias, cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y cáncer.

De acuerdo aademás con lo que concluye la OMS, esta situación de riesgo es consecuencia de políticas que no son sostenibles. Consecuentemente,Ganemos considera que el Ayuntamiento, en su parcela de competencias debe tomar la iniciativa antes de que sea todavía más tarde. Como se ha expuesto anteriormente, luchar por la calidad del aire y contra el cambio climático no es una cuestión caprichosa ni ideológica, sino de responsabilidad. Tanto hacia las personas que actualmente poblamos la Tierra, como hacia el planeta en su conjunto y las generaciones próximas.

Para ello, Álvaro Peñarrubia ha incidido en la necesidad de contar con un diagnóstico certero, amplio y confiable de la situación de la calidad del aire como primer paso. Pero más importante es que, posteriormente, se elabore y ejecute un plan de calidad del aire con medidas correctoras eficaces. Sin esto último, lo demás no habrá servido de nada. No sería deseable una situación similar a la acontecida con la contaminación acústica. En este caso, se elaboró un mapa del ruido en 2012 que llevó a un plan contra el ruido en 2013 con medidas correctoras en base a este. Sin embargo, desde entonces la implantación de ese plan ha sido exigua e ineficaz (de acuerdo a las valoraciones de la Defensora del Pueblo).

A modo de ejemplo de por dónde deben ir encaminadas las medidas correctoras y que deberían además tener un carácter permanente, el viceportavoz del Grupo Ganemos Albacete se ha referido al fomento de los modos de transporte peatonal y ciclista; a la renovación de la flota de autobuses y vehículos municipales, por otros menos con bajas emisiones o eléctricos; al fomento de la regeneración de los inmuebles municipales las viviendas particulares con criterios de ahorro y eficiencia energética; a la mejora de la distribución de mercancías; al fomento de la generación distribuida y uso de energías renovables; y al impulso e implantación de planes de movilidad laboral y escolar sostenibles.