El Grupo municipal Ganemos Albacete ha presentado esta mañana la moción que ha presentado para su debate en el Pleno de este mes de octubre, y en la que se propone que el Ayuntamiento dé los pasos oportunos para llevar a cabo la actualización del PGOU en base a criterios de un urbanismo sostenible.

Así lo ha manifestado el concejal Héctor García, quien ha añadido que la actualización del vigente Plan General de Ordenación Urbana, o en su caso la redacción de un nuevo Plan,  tiene como fin dotarnos de una normativa urbanística adaptada a las expectativas reales de desarrollo, la economía y las necesidades de nuestra ciudad, ya que el Plan vigente ha quedado desfasado debido a que en el momento en que se redactó es muy diferente al actual.

Además, desde Ganemos Albacete apostamos por un desarrollo urbano sostenible en el que la iniciativa privada pueda convivir con la generación de zonas, espacios públicos y equipamientos, así como con la promoción pública de viviendas para venta y alquiler social. “Creemos que la planificación urbanística debe afrontarse con criterios sostenibles que contribuyan a propiciar una ciudad compacta con una trama urbana continua y con los suficientes espacios para equipamientos y zonas verdes, tanto en suelo urbano consolidado como en los nuevos desarrollos”, ha indicado Héctor García.

Profundizando en las razones que ha llevado a Ganemos a presentar esta moción, Héctor García ha señalado en primer lugar que el PGOU vigente data de 1999  y es un plan redactado y aprobado en un contexto de expansión inmobiliaria, en el que se concebía un crecimiento poblacional en nuestro municipio de casi un 100%. Sin embargo, las expectativas sobre el posible aumento del número de habitantes en nuestra ciudad han cambiado a la baja.

 

Además, es un plan aprobado con anterioridad a leyes de rango superior que condicionan su alcance y efectos como son la Ley de ordenación territorial y de la actividad urbanística (TRLOTAU, 2004) o la Ley de Suelo (2008).

 

Es significativo también el hecho de que el PGOU haya sido objeto de hasta 53 modificaciones puntuales, las cuales habría que revisar y en su caso refundirse en un solo texto. Y otro ejemplo de que el PGOU no da respuesta a algunas problemáticas es que la solución a los numerosos asentamientos irregulares diseminados en Albacete sigue siendo una asignatura pendiente, por lo que es necesario revisar las condiciones y requisitos para proceder a la regularización y ordenación de dichas urbanizaciones y construcciones.

 

Otro aspecto fundamental es que no puede ignorarse por más tiempo la degradación de la que adolecen algunos de nuestros barrios, en los que hay carencias de espacios públicos y pésimas condiciones de habitabilidad. De igual manera, tampoco podemos permitir la suplantación de una ciudad con otra, borrando parte de nuestra historia y legado histórico. Por esa razón, “urge incluir la perspectiva de la regeneración urbana y de la protección del patrimonio histórico en el nuevo texto”.