A través de una moción que defenderá en el Pleno de este mes de diciembre, Ganemos Albacete propondrá que el Ayuntamiento implemente medidas fiscales mediante la modificación de la ordenanza del Impuesto de Bienes Inmuebles de naturaleza urbana y rústica en el municipio de Albacete, para aplicar un recargo del 50% a inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados con carácter permanente, tal y como contempla la Ley de Haciendas Locales.

El concejal de Ganemos, Héctor García, ha explicado que la aplicación de este recargo quedaría supeditado al desarrollo de un reglamento a nivel estatal que regule los mecanismos de constatación de desocupación de inmuebles de uso residencial, si bien mientras esto ocurre, y tras realizar los estudios jurídicos pertinentes, desde Ganemos planteamos que el Ayuntamiento establezca una sanción que penalice las viviendas desocupadas propiedad de los grandes tenedores de viviendas, es decir, entidades financieras y/o inmobiliarias.

Con esta propuesta pretendemos intentar mitigar las dificultades que existen en nuestro municipio, al igual que en otros muchos de España, para poder acceder a una vivienda en alquiler, de tal forma que afloren los pisos vacíos y aumente la oferta de inmuebles disponibles para que este aumento ayude a equilibrar los precios.

Tal y como ha argumentado Héctor García, el último censo elaborado por el Instituto Nacional de Estadística sobre vivienda vacía, publicado en 2011, reflejaba que en España hay más de 3,44 millones de viviendas vacías (nuevas y usadas). Según la misma fuente en 2017 había un stock de casi 500.000 viviendas nuevas sin vender, de ellas 3.600 en la provincia de Albacete.

Además, el precio de la vivienda no ha parado de subir desde el año 2014. Hasta 2018 la vivienda ha subido de media en España más de un 4% de tasa trimestral, lo que ha encarecido la vivienda más de un 30% en los últimos años. Detectados estos dos problemas, el enorme número de vivienda vacía y el incremento de precios de compra y alquiler de vivienda, parece lógico adoptar medidas que concilien dos situaciones que a priori resultan contradictorias.