El portavoz del Grupo municipal Ganemos Albacete, Álvaro Peñarrubia, ha valorado esta mañana la propuesta 30 Km para la reducción de la velocidad en la ciudad de Albacete presentada por el gobierno del PP, señalando que “si bien compartimos el fondo y sus objetivos, creemos que es incompleta y poco efectiva”.

Ganemos Albacete comparte el fondo porque lleva tres años reivindicando medidas para mejorar el espacio público, para reducir la  contaminación y mejorar la calidad del aire que respiramos, para pacificar el tráfico y ganar seguridad… Sin embargo, querer reducir la velocidad de los coches colocando señales y modificando la norma, pero sin modificar la configuración de las calles (trazado, anchura…) y sin concienciar a los conductores en la práctica va a servir para poco.

El portavoz de Ganemos se ha referido a un estudio sobre el nivel de señalización que pueden retener y asimilar las personas, y debido a los numerosos impactos de carteles luminosos, señales y otros soportes que reclaman la atención, las ciudades están más que sobrepasadas en ese sentido. Otro dato a tener en cuenta es que un alto porcentaje de atropellos, el 70% se produce en pasos de cebra, es  decir, en un espacio señalizado. Y otro dato más: “Sin ir más lejos, el accidente que tuvo lugar esta semana se produjo en la intersección de una calle que es ruta ciclista con y otra donde el límite es 40 KM/h, y sin embargo, a qué velocidad no iría uno de los vehículos que volcó  incluso”.

En opinión del portavoz de Ganemos, “el problema del PP es que toma conceptos de otros y pretende llevarlos a cabo sin creérselos y sin tener conocimiento de ellos”. En este sentido, Peñarrubia ha indicado que en la reunión de la Mesa de Movilidad el concejal del equipo de gobierno, Francisco Navarro, preguntó que si no era con señales qué se podía hacer para calmar el tráfico, cuando este grupo le hemos presentado una batería de medidas, algunas de bajo coste, para hacerlo.

A modo de ejemplo de esas propuestas, Álvaro Peñarrubia ha señalado hacer más pasos sobrelevados, colocar cojines berlineses, hacer el aparcamiento en zig-zag, estrechamientos puntuales  con ornamentación… en definitiva, modificar el aspecto de la calle para que los conductores no vean vía  libre para pisar el acelerador.

El portavoz de Ganemos  también se ha referido a uno de los ejemplos que el equipo redactor del proyecto expuso ayer, como es el de la ciudad de Pontevedra y el concepto “visión 0”,  que es lo que realmente impide que los coches puedan correr. ”Ese es el proyecto que persigue Ganemos”.

A modo de conclusión, Álvaro Peñarrubia ha indicado que colocar señales y cambiar norma sin adoptar medidas complementarias no va a resultar efectivo para lograr una ciudad 30. “Y no sólo hablamos de concienciación y de modificar calles, sino también de un mayor control por parte de la Policía Local, lo cual pasa por poner el radar también en calles del interior de la ciudad, no sólo en las vías más  amplias”.