Ganemos Albacete ha criticado la forma en la que el gobierno del PP está gestionando el Plan Director de Regeneración Urbana y en concreto la actuación que contempla la rehabilitación de 104 viviendas en Hermanos Falcó, Calle Burgos y Santa Teresa, más la demolición de las 10 viviendas de Renfe en La Milagrosa.

Así lo ha denunciado esta mañana el concejal Héctor García, quien ha explicado que se ha puesto en marcha un proceso sin haber contado previamente con las personas afectadas, ya sean propietarios de las viviendas o los inquilinos, pese a que tendrían que aportar una cantidad de entre 12.000 y 18.000 euros para que la rehabilitación se llevará a cabo. “Qué menos que saber la situación y la predisposición de las personas que tienen que poner de su bolsillo una parte de lo que costará la actuación antes de hacer anuncios y presentar fotos virtuales de cómo quedarían las viviendas”.

A este respecto Héctor García ha explicado que  las obras de rehabilitación costarían casi 5 millones de euros, y que para su financiación el Ayuntamiento solicitó el mes pasado una subvención a la Dirección de Vivienda de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha por un importe de 2,1 millones de euros. Por su parte, el Ayuntamiento pondría un 10%, alrededor de medio millón, y además se contempla la posibilidad de cambiar la normativa para permitir construir una planta más y que con la venta de estos nuevos pisos se pudiera pagar parte de los arreglos de las viviendas. No obstante, con todo y con eso, la propiedad de la vivienda tendría que poner una parte, y eso es lo que el PP no ha contemplado.

 

Haciendo un repaso del recorrido del Plan de Regeneración Urbana, el concejal de Ganemos ha recordado que fue en  septiembre de 2018 cuando se facilitó a los grupos un borrador del mismo, en donde se hacía un diagnóstico de diferentes barrios y proponía actuaciones para corregir el mal estado de muchas viviendas, así como para mejorar espacios comunes y zonas verdes donde ya los hay y crearlos donde no existan, como es el caso de Franciscanos o Fátima.

Ganemos quiere reconocer el trabajo realizado desde la Gerencia Municipal de Urbanismo, pero considera que “el Plan está cojo porque no se ha contado con los equipos de Servicios Sociales que conocen de primer mano los barrios y su población, máxime teniendo en cuenta que las actuaciones afectarán a personas con escasos recursos económicos o en riesgo de exclusión”.

Además, Ganemos tampoco comparte que se hayan dejado fuera  algunas zonas de nuestra ciudad que, aunque se contemplan de cara al futuro, entendemos que deberían ser prioritarias, como  es el caso de las viviendas de Nuestra Señora de Cubas o las viviendas de la Calle Lope de Vega, popularmente conocidas como el Congo.

Por otro lado, cuando este plan se presentó públicamente el pasado mes de noviembre, el  PP se comprometió a realizar un proceso de participación lo más amplio posible recogiendo propuestas de los grupos municipales, colectivos sociales, vecinos y grupos profesionales. Sin embargo, ese proceso de participación no sólo no se ha hecho, sino que lo primero que hizo el PP fue plantear al Pleno la aprobación de un programa de actuación para arreglar las 104 viviendas, pero sin contar con quienes viven en esas 104 viviendas.

El concejal también ha criticado el carácter discontinuo del ARRUR (Área de Regeneración y Renovación Urbana y Rural) con el que se ha comenzado, ya que  profesionales del ámbito y técnicos de la dirección de vivienda de la JCCM creen más oportuno que el arreglo de las viviendas se concentrara en un solo barrio, en lugar de en tres.

Por último, Héctor García ha señalado que  el PP parece que el único objetivo del PP para redactar este Plan de Regeneración Urbana y aprobar este primer ARRUR era acogerse a una línea de subvenciones, sin saber si las personas afectadas están en disposición de afrontar el coste que para ellas supone.