Ganemos Albacete ha lamentado esta mañana que las actuaciones que se han llevado a cabo en diferentes vías de la ciudad para calmar el tráfico se han hecho de forma aislada, sin planificación y sin haber definido unos criterios previos, hasta el punto de que ni siquiera en una misma calle se ha seguido una estrategia homogénea.

Esta falta de planificación del PP y del concejal Francisco Navarro en materia de movilidad tampoco es algo que sorprenda a Ganemos Albacete, ya que en cuatro años es muy poco lo que han hecho para pacificar el tráfico y siempre dando respuesta a peticiones puntuales. De hecho, hace tiempo que el concejal anunció que Albacete iba a ser una ciudad 30, pero hasta la fecha desconocemos qué medidas o que trabajo hay detrás de ese anuncio.

Así lo ha manifestado el portavoz del Grupo municipal Ganemos Albacete, Álvaro Peñarrubia, quien también ha criticado la deficiente ejecución de las soluciones adoptadas para pacificar el tráfico en general, así como para aminorar la velocidad sobre todo cuando se aproxima un paso de peatones.

Peñarrubia ha señalado defectos en  los nueve pasos de peatones elevados que se han hecho, como por ejemplo que en algunos de ellos la señalización vertical que los anuncia está detrás de un árbol;  en otros casi justo encima del paso, lo que impide alertar previamente a los conductores; y en otros la elevación es excesiva y golpea los bajos del coche.

Además, se ha hecho caso omiso de una propuesta de Ganemos en el sentido de que los pasos elevados tuvieran una pavimentación diferente al asfalto de la calzada, con el fin de enviar un mensaje a los coches de que ese espacio pertenece a los peatones y son ellos los invitados, un recurso que está demostrado que tiene efectos a nivel psicológico para hacer una llamada de atención a la prudencia.

De igual manera, Ganemos considera que los cojines berlineses o los guardias tumbados en muchos casos se han colocado demasiado cerca de los pasos de peatones por lo que los coches disponen de poco margen para reducir la velocidad.

“Como soluciones –ha señalado Álvaro Peñarrubia-  Ganemos propone mejorar la señalización y complementar la ya existentes, instalando por ejemplo iluminación en la calzada o bandas sonoras que avisen con suficiente antelación de los pasos para los peatones”.

En definitiva, Ganemos cree que hasta el momento las medidas adoptadas no se han ejecutado de la mejor manera posible y que requieren de medidas complementarias para lograr su máxima efectividad. Además, el calmado del tráfico debe afrontarse de manera global, haciendo un análisis de los puntos negros y los puntos más conflictivos y una evaluación de los resultados en lo que a siniestralidad se refiere.

Peñarrubia ha concluido diciendo que la mejora de la seguridad y la educación vial es una asignatura pendiente para este equipo de gobierno, recordando que a lo largo de este mandato Ganemos ha hecho numerosas propuestas sobre soluciones en otras ciudades para modificar la conducción en aras de un tráfico más calmado y menos agresivo.