Ganemos Albacete ha hecho público esta mañana su “descontento” con el trabajo del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Albacete en el proceso de peatonalización del centro de la capital albaceteña, a la vez que ha criticado su falta de “visión” y las declaraciones “unilaterales” que el alcalde de la capital ha hecho durante los últimos meses.

Álvaro Peñarrubia, concejal responsable de Movilidad de Ganemos Albacete ha expresado la disconformidad de su formación tanto con la “forma” como con el “fondo” de cómo se están haciendo las cosas desde el equipo de gobierno. Para Ganemos, el alcalde, Javier Cuenca, parece que “va por libre” y en pleno debate sobre si peatonalizar o no la calle Ancha anuncia, en octubre de 2016, que durante este mandato no se cerrará al tráfico, “sin tratarlo en ninguna mesa”. Posteriormente, a primeros de este año, sin reunirse con nadie, dice que el proyecto “ya está hecho” y que arrancará “después de Feria”. Unas declaraciones “unilaterales” que han llevado a algunos de los colectivos que han presentado alegaciones a plantearse si el proceso de participación y las reuniones son una mera “pantomima”.

Peñarrubia ha criticado la “pérdida de tiempo” entre febrero y septiembre de 2016 y las prisas que parece le han entrado al Alcalde albaceteño ahora para hacer anuncios unilaterales, unas prisas que han hecho que el taller participativo y las reuniones con los colectivos que han presentado alegaciones al plan de peatonalización se hayan producido “después de tener un proyecto hecho”, en palabras del propio Cuenca.

“Tenemos antes la solución que las propuestas”, ha dicho Peñarrubia, para quien la carencia de una “visión de conjunto” de la propuesta de peatonalización ha impedido “llegar a un acuerdo sobre la Fase 2” que incluye el Paseo de la Libertad y San Agustín “por el conflicto de si quitar o no una calzada” y se ha pasado a la Fase 3, que afecta a Teodoro Camino.

Como prueba de la “rebaja de objetivos” del plan de peatonalización, Peñarrubia ha puesto el ejemplo de la calle Ancha, que “primero se iba a cerrar, luego se iba a estudiar y ahora el Alcalde dice que no se cerrará”. Lo mismo ocurre con el Paseo de la Libertad, que  primero se iba a peatonalizar la calzada derecha y ahora “ninguna”. Por parte de Ganemos Albacete sí se vería como “positivo” el eliminar una calzada. En concreto, este grupo defiende que la calzada que pase a ser peatonal sea la izquierda, debido a la coincidencia del palacio de la Diputación, el Teatro Circo y el Museo Municipal.

Otra de las carencias de fondo que ha señalado Álvaro Peñarrubia en este proceso tiene que ver con la falta de diálogo sobre “movilidad urbana sostenible de forma global”: “Se habla de infraestructuras, pero no de cómo va a llegar la gente de los barrios al centro o cómo afectará la peatonalización al transporte público, algo de lo que no sabemos nada, aunque se está elaborando un plan director del transporte público del que no se han pactado las bases para su desarrollo”.

Ganemos Albacete quiere que se “revise” el proceso participativo del plan de peatonalización de Albacete para que sea “pactado, efectivo y rápido”, que se lleven a cabo actuaciones para “calmar” el tráfico y que se adopten medidas urbanísticas innovadoras. Por ejemplo, que el pavimento y el mobiliario sean “atractivos” para animar a la gente a pasear y a tener actividades en la calle. También ha pedido que el alcalde se “implique” y cumpla con lo que dijo en el pleno de agosto de 2015: “cuanta más peatonalización mejor”.

Además, Peñarrubia ha recordado que el acuerdo por “unanimidad” adoptado por el pleno del Ayuntamiento se alcanzó gracias a una moción de Ganemos Albacete en la que se intentaba rescatar un Plan de Movilidad Urbana Sostenible que hoy sigue “enterrado”, igual que sigue pendiente la respuesta a las propuestas concretas a la peatonalización que planteamos en noviembre.
El concejal de Ganemos Albacete ha concluido expresando que, desde la lealtad al conjunto del Ayuntamiento, su formación tiene el máximo compromiso para que el proceso de peatonalización resulte positivo y contribuya a construir una ciudad más “amable, saludable y mejor”.