Esta semana hemos conocido un nuevo ejemplo de la pésima gestión del Partido Popular y de cómo usa las instituciones y los recursos públicos, en este caso la Diputación de Albacete, cuando tiene mayoría absoluta. El Tribunal de Cuentas y la Fiscalía investigan la compra del inmueble Chalet Fontecha,sede de la Cámara de Comercio de Albacete, adquirido por la Diputación en la pasada etapa de gobierno, con Francisco Núñez, actual alcalde Almansa y responsable provincial del PP como presidente de la corporación provincial.

La investigación tiene su origen en el precio pagado por la Diputación de Albacete en junio de 2014, 4,2 millones de euros, superior al de la tasación hecha por su arquitecto. Un gasto que llevó a la corporación provincial a saltarse la regla de gasto, lo que impidió llevar a cabo inversiones en la provincia.

El de la Cámara de Comercio de Albacete es un ejemplo más de cómo el PP dilapida el dinero público, en esta ocasión para que la entonces presidenta de Castilla-La Mancha y hoy ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, pudiera cerrar la Cámara, liquidar deudas y pagar indemnizaciones con cargo a las arcas públicas de la institución provincial que gobernaba su propio partido, el PP.

Aquí habría que recordar que la Cámara de Comercio cerró su último ejercicio de 2012 con un importante agujero en sus cuentas, en forma de pérdidas por valor de 1.130.000 euros. De hecho, según recogieron los medios de comunicación en su momento de fuentes cercanas a la Comisión Gestora de la Cámara, la deuda global de la entidad, incluyendo el capítulo de Personal, Seguridad Social, Hacienda y otros pagos, alcanzaba los dos millones de euros.

Con la investigación abierta y estas cuentas cabría preguntarse por la auténtica motivación de la compra del Chalet Fontecha. ¿Para qué quiere la Diputación el inmueble del Chalet Fontecha?

Desde Ganemos-Izquierda Unida lamentamos el posible sobrecoste investigado por el Tribunal de Cuentas y que el edificio esté cerrado y sin uso desde hace más de cinco años. Pedimos su apertura como centro público para la promoción de la provincia y otros usos culturales, como hemos planteado desde 2015 en Diputación.